fbpx

¿SEMANA SANTA?

¿SEMANA SANTA?

Dos mil años después de que Jesús expresara al mundo su propio despertar, sigue sin ser comprendido. Una muestra más, de tantas, es la tan celebrada “semana santa”, en la que se conmemora su condena.

El miedo al Amor ha existido y lo sigue haciendo. Este proceso que vivió Jesús en estos días es la prueba de ello. 

Y aún así, se celebra.

Jesús no habló en ningún momento de sacrificio, de castigo, y mucho menos de matar al prójimo por mostrarse… por expresar la eterna Verdad vibrando en su interior.

Lo que este Maestro del Amor quiso mostrar fue el camino Real hacia Dios/Diosa, convirtiéndose en el ejemplo humano de la divinidad. 

Despertó su consciencia, es decir, la conciencia de unidad con la Fuente y por lo tanto, con el Todo. Y les dijo, a quienes le escuchaban, que también lo podían conseguir: vivir el Cielo en la Tierra. Pues el Cielo es un estado no un lugar. Es un estado mental que alcanzamos en vida y no un paraíso que nos espera después de la muerte. Creer esto último es una gran trampa para alejarnos de la posibilidad de experimentar lo que Jesús logró: el gozo del auténtico Amor, la dicha o felicidad absoluta en perfecta comunión con la Creación.

Entonces, cada vez que se sale a la calle, recordando año tras año esta tortura… cada vez que las personas se arrodillan, se flagelan, llevan cruces a cuestas pagando sus penitencias, sintiendo el peso de la culpabilidad…Cada vez que esto sucede, su obra, su mensaje y el auténtico sentido de su paso por este mundo, se deshonra; pues sigue sin servir para lo único que pretendía servir: mostrar el camino de la salvación, el de la unidad y la vida eterna como espíritus en constante evolución.

El 18 de abril del año pasado (2019) canalicé este mensaje de Jesús: 

“Hermana, ahora hay mucha densidad, demasiada densidad. Las mentes están vagando por los recuerdos dolorosos de culpa y castigo. Estos días remueven densidades inferiores, estos días las mentes recuerdan el gran sacrificio que hice, más no entienden que eso no es lo que han de recordar, pues el sacrificio fue humano, el despertar fue divino, el mensaje fue divino. Todavía hoy siguen sin comprender el mensaje (…) 

Emociones de ira, de frustración, de agonía, ahora están muy presentes. Emociones de sufrimiento por pérdidas humanas ahora están muy presentes. Pues sólo se quedaron eso de mí: las pérdidas. La pérdida de mi vida humana, el sufrimiento acarreado por los humanos. 

No es visto como ha de ser visto. No ha de celebrarse una semana santa. Nunca debía haberse celebrado una semana santa, pues esto no es santo, esto es humano, es tedioso e insultante”

En la zona en la que vivo, Alicante, así como en otras, esta “celebración” es paralizada por el clima, por las lluvias. Independientemente de la fecha en la que caiga. La Tierra nos habla. La vida tiene tantas formas de indicarnos el camino correcto y lo errores que comentemos para sacarnos de él.

Este año hemos llegado un poco más lejos: ¡un stop planetario! 

La naturaleza de la mente es estar iluminada; si escuchamos a la naturaleza lo estamos haciendo con esa parte nuestra que conoce la Verdad, que comulga con Dios, que vibra en la frecuencia del Amor.

La gran ventaja es que sólo hemos de discernir entre dos caminos: el del miedo y el del Amor. En mi libro te hablo sobre esto, te cuento mi propia experiencia con las sombras del ego y mi despertar en el auténtico Amor. Está escrito junto con este gran Maestro al que le estoy dedicando este artículo: con la presencia de Cristo.

www.lavozdelamor.es

¡Todos podemos conseguirlo! Despertar a nuestro Cristo interior, la luz de nuestra mente, su verdadera naturaleza. Siguiendo su ejemplo, el de Aquel que vino a mostrar que era posible. Esta es su segunda venida y depende de cada uno de nosotros que así sea.

Esto es resucitar: reconocer la inocencia del hijo de Díos que permaneció dormido, que experimentó el caos de las tinieblas; que aprendió que existía otra cara de esa misma moneda y eligió el orden de la Luz.

No se trata de que Jesús vaya a volver en su forma física para contarnos lo mismo. Se trata de que despertemos el Amor que él despertó en nuestras conciencias. De prestar atención a cómo lo consiguió, a cómo lo mostró… Su enorme generosidad, aún conociendo el precio que debía pagar por entregarnos tan sagrado regalo. 

Se trata de comprometernos con la Voluntad de nuestro Ser y no con la de nuestro ego.

Esta es la Era de la Luz, es la gran oportunidad de todos los seres humanos de honrar lo que hizo y dejar de mirar al castigo que vivió, porque sino, de manera inconsciente, lo seguimos alimentando (dentro y fuera de nosotros) dándolo por válido en nuestra mente y nuestro corazón. Y de manera inconsciente, creeremos que despertar, ser quienes somos y cumplir con nuestra misión, conllevará una  gran condena.

¡Recuerda! sólo podemos elegir y caminar por uno de los dos caminos.

Celebrando su iluminación lo haremos con todos los Maestros de Dios que la alcanzaron, sin ser maltratados por ello. 

¡Salgamos del drama, de la ignorancia espiritual y entremos de lleno en el Amor!

No te pido que creas en mis palabras, ni siquiera que te las quedes; sería un regalo para mí si tan sólo las dejaras pasar por tu mente, que les permitieran acercarse a tu corazón y acariciar tu cuerpo. Que las respires una sola vez antes de decidir qué hacer con ellas.

Todo mi respeto y todo mi AMOR

Namaste

Akasha

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies